Padre Heiner Wilmer: “El Padre Dehon estaría orgulloso del coraje de la Provincia Chilena”

IMG_6167Desde Roma, el Superior General de la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús destacó la importante tradición que los Dehonianos han construido en Chile desde el arribo de los Padres Holandeses a fines de la década del cuarenta, donde han expandido el carisma de su espiritualidad y han sabido tomar el desafío del Padre Dehon de ir  donde nadie más quiere estar.

 ¿Cómo es percibida la Provincia Chilena desde la Curia General?

“Veo con ojos muy curiosos y abiertos el camino que ha recorrido Chile hasta hoy. Si bien nosotros fuimos elegidos hace un año y medio, puedo decir que veo muy bien encaminados a los dehonianos en su país. Han sabido adaptarse al mundo de hoy donde la comunicación estratégica es clave para dar a conocer nuestro carisma de manera creativa y nueva, pero sin perder la larga tradición que hasta ahora han cimentado”.

Dos de nuestras obras son colegios con más de 60 años de tradición ¿Qué tan importante es el trabajo en educación para la Congregación hoy?

“En nuestro carisma la educación es primordial. Fue prácticamente la primera misión del Padre Dehon, pues él cimentó los inicios de nuestra Congregación creando un colegio. Los jóvenes y su educación estuvieron siempre en el corazón de nuestro fundador: aquellos en necesidad ya sea pobreza económica o espiritual, aquellos que requieren orientación, que no saben cómo seguir adelante o cómo desarrollar su vida. Por eso es tan importante mirar a niños y jóvenes desde la herencia del Padre Dehon, abrazarlos fuertemente y tener una cercanía amable con ellos. Y en Chile ese trabajo se ha realizado de forma excepcional. Se que tanto el Colegio San Juan Evangelista como el Instituto Sagrado Corazón son dos establecimientos emblemáticos no sólo para enseñar sino también para la espiritualidad dehoniana”.

Nuestra misión en Valdivia cumplió en noviembre un año ¿Cómo es percibido este paso en la expansión del carisma dehoniano hacia más sectores del país?

“Yo creo que el trabajo desarrollado en Valdivia es una excelente muestra del carisma que el Padre Dehon nos dejó. Él vivió una espiritualidad de corazón y de razón, pero también fue un hombre con coraje, que no tenía miedo de tomar riesgos. Estoy convencido de que él estaría orgulloso del coraje de la Provincia Chilena y estaría completamente de acuerdo con el paso dado en Valdivia a través de la Parroquia Buen Pastor y la Iglesia Rectorial  San Francisco.

Siento que Chile ha sabido conectarse muy bien con la dinámica de la Iglesia Católica, que en los grandes momentos históricos siempre ha dado pasos fuera de lo conocido y ese salto para mí es la expresión de una vida en el Evangelio, es el espíritu de Jesús que dice vayan a todo el mundo para bautizar a los hombres y a proponer la joya de Dios. Por eso el proyecto de Valdivia tiene todo mi respeto y por supuesto felicitaciones que hago extensivas al Superior Provincial y a todo el equipo religioso y laico que lo acompañan, que miran hacia un futuro muy espiritual, con una nueva y clara identidad”.

En un mundo repleto de alternativas y posibilidades de escoger un camino¿Cuál es el llamado que hace usted a aquellos jóvenes que tienen inquietudes religiosas, pero que no saben cómo resolverlas o cómo escuchar el llamado de Dios?

“Uno debe estar un poquito loco de Dios para entregarse a él y yo creo que un joven que está pensando en la vocación religiosa debe destacarse, rezar, meditar y buscar un religioso para reflexionar sobre su vida. En la biblia está escrito que el hombre no fue creado para estar solo, que necesita a otro para compartir experiencias y abrir el alma. Por eso es tan importante generar ese vínculo con un sacerdote o hermano y conversar sobre esa inquietud. Sólo así podré ver mi  realidad de un modo nuevo y más rico.

En ese sentido, creo que lo más importante es cerrar los ojos e imaginar que Dios te ve donde sea que estés y luego hacerte esta pregunta ¿Cómo me ve Dios? Yo estoy convencido que él está fundamentalmente orgulloso de cada uno de nosotros porque somos su creación, somos sus hijo/as y tenemos que contemplar esa dinámica del amor. Si Dios es una fuerte realidad, una inspiración positiva para ti, pregúntate qué debes hacer con tu vida en base a ese amor que sientes”.

Revisa también el saludo que el Padre Heiner Wilmer envió a Dehonianos Chile aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *