Hibernación Reparadora 2017: tiempo de espiritualidad

IMG-20170714-WA0027Durante tres días el equipo de jóvenes reparadores dehonianos volcó su corazón a la oración, a recobrar y reparar las energías para enfrentar de la mejor manera posible un gran desafío: las misiones de verano en Valdivia.

Tres días fue el tiempo que el Profeta Jonás estuvo al interior de la ballena. Tres días Pablo estuvo ciego. Tres días Jesús estuvo muerto antes de resucitar y tres días también se extendió el Encuentro de Hibernación Reparadora 2017 de los jóvenes dehonianos pertenecientes a las distintas comunidades pastorales de nuestra Congregación.

Esta instancia y tiempo de reflexión sobre nuestra espiritualidad tuvo como objetivo renovar las energías durante el invierno y preparar los corazones para la llegada del verano. Es en este tiempo estival que se acerca en el que el grupo guiado por el Padre Claudenir dos Santos y otros religiosos de la provincia se trasladarán hasta la ciudad de Valdivia para llevar a cabo la Misión de Verano, primera en realizarse en una zona urbana.

Los jóvenes reparadores se instalaron en el Campus Quimey, en San Bernardo, entre el miércoles 12 y el sábado 15 de julio, momento en el que invirtieron su energía en refugiarse en una madriguera espiritual, estar ahí en la presencia del Señor y utilizar la oración, la palabra de Dios, el testimonio, el compartir la vida y el carisma misionero que heredamos del Padre Dehon para así preparar el terreno y lo que viene en su camino como reparadores.

Cada jornada tuvo un sentido distinto y la guía espiritual de nuestros sacerdotes dehonianos para entender el contexto del trabajo pastoral que se les acerca. El Padre Johnny Li, Superior Provincial de la Provincia Chilena, reflexionó con los jóvenes sobre el desafío de enfrentarse a una ciudad grande, con necesidades distintas a la de un sector rural, pero donde lo más importante es confiar y tener fe en el mensaje de Dios.

Por su parte, el Padre Reinaldo Braga, párroco de Santo Cura de Ars y Capellán del Colegio San Juan Evangelista, recalcó lo clave que es la espiritualidad en el desafío misionero. En ese sentido la oración y el diálogo con Jesús es condición necesaria para quien busca dedicar su vida a ser misionero.

Agradecemos a cada uno por este tiempo de hibernación en torno al amor de Jesús y enfrentar con el corazón abierto la Misión de Verano en Valdivia.

Revisa las fotos del encuentro aquí 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *