Alistando motores para la Misión Dehoniana de Verano 2018: Piratas Reparadores llegan a Valdivia

IMG-20171002-WA0023Por ocasión de la Misión de Verano que los jóvenes Reparadores realizan cada enero, un grupo de “piratas” salió de Santiago y San Bernardo rumbo a Valdivia para conocer este nueva tierra donde queremos misionar (Pre-misión).

Para que entendamos esta crónica, es importante que sepas que en Valdivia existe el fuerte de Niebla, construido para defender este pueblo de los invasores piratas que venían desde Europa. Así que ¿estamos haciendo algún plan para invadir Valdivia? No sé. Pero fuimos por la ruta, aunque pareciera que estábamos en el mar, porque encontramos por el camino unos 400 km de lluvia. Los piratas reparadores eran Agustín, quien tiene el tamaño que indica su nombre, Gabito, quien es hermano de Agustín, menor que él, pero más alto de Agustín. También fue Paula, quien ayudó para que no hubiera silencio durante todo el camino y también el Padre Claudenir, quien se esforzaba para entender algunos modismos de los jóvenes. Aprendió muchísimas palabras nuevas, ahora “cacha” más algunas expresiones chilenas.

A pesar de la lluvia el viaje fue muy interesante y el tiempo fue tan bien aprovechado, pudimos reflexionar sobre algunas actividades de los reparadores: reunión Masiva, la Local, la logística de las misiones y etc. El único que durmió fue Gabito. Cuando se miraba por el retrovisor, se le podía ver con la boca abierta, en un profundo sueño. De repente él se despertaba y fingía que nada había pasado.

Agustín bailaba todas las canciones que tocaba en la radio mientras Paula se reía. El Padre Claudenir tenía que estar muy concentrado porque parecía manejar dentro del mar. Luego de tantas horas llegamos a Valdivia a las 02:00 am. Los jóvenes aún encontraron disposición para conversar y comer alguna cosa. El Padre Claudenir llegó y pronto fue a dormir en su barca.

En este mismo día, sábado 30, teníamos reunión a las 10:30 con algunos integrantes de la Comunidad San Judas Tadeo. El Padre Hernán, Párroco de la Parroquia Buen Pastor Las Ánimas, dio inicio a la reunión y los exploradores reparadores se pusieron a conocer a profundidad esta comunidad, para saber cómo trabajar en ella en el verano próximo.

A las 11:30 teníamos reunión con la Comunidad María Auxiliadora. La pauta de la reunión fue la misma de la anterior. En ambas comunidades encontramos una buena acogida, ni parecía que éramos piratas, parecíamos ser conocidos y amigos de varios años.

Después disfrutamos un rico almuerzo en la compañía del Padre Hernan y del Padre Cristian. Luego del almuerzo teníamos un momento de descanso hasta la hora de la misa. Algunos dieron como sugerencia ir al “Fuerte de Niebla”, monumento histórico que inspira esta crónica. Agustín quería hacer una siesta, ni parecía tener 21 años, pero los demás ya querían salir, hasta el Padre Claudenir.  Ya en el Fuerte aprendimos un poco de la historia de Valdivia, de sus inicios. Un hermoso lugar. Se puede contemplar el Océano Pacífico, pero hacía tanto frío, que era mejor estar lejos del agua. El Padre Claudenir como sabemos es pelado, tiene unos dos pelos en su cabeza. Dejó su gorro en el auto y sufrió con el viento helado que nos castigaba desde el pacífico. Ahí había también algunos piratas que ganan propina sacándose fotos con la gente.

Volvimos a la casa y nos preparamos para la misa. La celebramos con la Comunidad Santa Teresa de Los Andes. Tuvimos la última reunión con esta comunidad, igualmente fue muy enriquecedora escucharla y conocer un poco más su realidad.

En el domingo celebramos la misa con la Comunidad María Auxiliadora. De ahí fuimos a la Gruta de Lourdes para pedir la intercesión de nuestra querida Madre por las Misión. Nos hemos reunido también con un grupo de jóvenes que quieren unirse a los piratas reparadores y conquistar corazones para Cristo.

Luego fuimos a un restaurante a almorzar y luego volvimos a Santiago, muy contentos con la pre-misión. En el camino bautizamos a Paula como “GPS”, porque cuando Agustín manejaba ella decía todo: cuando frenar, cuando acelerar, la velocidad para hacer una curva. Al ser preguntada si ella tenía licencia para manejar dice que no. En realidad quien más conocía Valdivia era ella, si no fuera por ella nos habríamos perdido seguramente. El retorno fue mejor, sin lluvia, seguimos trabajando, planeando, haciendo llamadas de negocios.

En la próxima Masiva (Encuentro General de los Reparadores) los piratas van a socializar algunas impresiones que han tenido de las comunidades visitadas y lo que nos dijeron las comunidades.

*Próxima Masiva: sábado 07 de octubre, de 10:00 a 14:00 horas en el Instituto Sagrado Corazón*

Padre Claudenir, scj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *